Queremos abrir las páginas de la historia!

Dicen que:

La historia de esta posada se remonta a los tiempos de la Colonia, en el entorno del 1800.  Este lugar acogió en muchas ocasiones a Manuel Rodríguez , “El Guerrillero de la Libertad”. Esta guarida secreta escondía su clandestina figura, la del intrépido criollo de pupilas vivaces, diestro y galante en el baile de la cueca que hacía suyas las notas del arpa y la vihuela.

Alrededor del héroe se entablaban apasionadas tertulias que avivaban el fuego de un brasero, mientras su gran poder de oratoria encantaba a los parroquianos que para aplacar la sed que dejaba el charqui, regaban sus noches con mistela, vinos generosos y chicha rubia alegrando los cuerpos y encendiendo los rostros.

Así se despedía la noche… y cuando despuntaba el alba, se divisaba la silueta del misterioso jinete, espada al cinto, manta al viento… cruzando la cordillera.

 

200 años más tarde, este lugar mágico y secreto revive como La Posada del Jinete….

Nuestra Posada

Con el espíritu latente que envuelve a la posada queremos abrir las páginas de la historia……..

¡ Que se enciendan los faroles ……

¡ Que se afinen las vihuelas ……

¡ Que se entonen las cantoras ……

¡ Que se ponga fuego al brasero ……

¡ Que sirvan chicha y mistela ……

¡ Que suene fuerte la cueca ……

¡ Que ya ha vuelto el Guerrillero ……

¡ Que la patria está de fiesta ……